Yo leo a los maestros

domingo, 15 de mayo de 2011

Matsuo Bashō (1644 - 1694) Japón

Un viejo estanque;
se zambulle una rana,
ruido de agua
....................................
A una amapola
deja sus alas una mariposa
como recuerdo.
.................................

Sobre la rama seca
un cuervo se ha posado;
tarde de otoño.
................................

Habiendo enfermado en el camino
mis sueños merodean
por páramos yermos.
...................................

Ah, este camino
que nadie recorre,
excepto el crepúsculo.
......................................

La luna de la montaña
ilumina también
a los ladrones de flores.
.......................................

De los cerezos en flor
al pino de dos troncos:
tres meses.
........................................

La primavera pasa;
lloran las aves
y son lágrimas los ojos de los peces.
........................................

Llora
la sombra sola de la anciana;
compañera de la luna.
...........................................

Un leve instante
se retrasa sobre las flores
el claro de luna.
.........................................

Puente suspendido
a las plantas trepadoras
se aferran nuestras vidas.
.........................................

Dios está ausente
las hojas muertas se amontonan
todo está desierto.
.........................................

Sol de invierno
sobre un caballo
mi silueta helada.
........................................

Las flores del trebol
no dejan caer, a pesar de todo su balanceo,
las brillantes gotas de rocío.
............................................

El pobre muchacho
moliendo el arroz,
levanta su mirada hacia la luna.
............................................

En medio del campo,
sin apego de ningún tipo,
canta la alondra.
...............................................

El cuervo horrible
¡qué hermoso esta mañana
sobre la nieve!
................................................

Hoy el rocío
borrará lo escrito
en mi sombrero.
................................................

Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.
..............................................
El río se trasparenta
sobre un fondo de hojas,
una cuarta de agua.
............................................

Fin de año
¡Siempre el mismo sombrero
y las mismas sandalias de paja!
..............................................

De la escarcha
no olvides jamás
el gusto a soledad.
...............................................

¡Silencio!
El canto de las cigarras
tala las rocas.
...............................................

1 comentario:

Albert Piodos dijo...

Este Basho es un maestro de los haikus.
Felicitaciones por el blog.